info@ambitec.es | +34 932 222 372
CÓMO GESTIONAR EFICAZMENTE LOS CONFLICTOS EN SU EQUIPO

A nadie le gustan los conflictos. Sin embargo, son una parte natural de la forma en que nos comunicamos con otras personas. Cuando se trata de un grupo de individuos con sus propias  ideas y opiniones, inevitablemente habrá conflictos. Además, nosotros mismos seremos parte de algunos de ellos. El gerente de proyecto, tendrá que moderar y gestionar los desacuerdos.

En el lugar de trabajo, los conflictos pueden ser productivos. Cuando diferentes opiniones chocan, pero los miembros del equipo tratan de encontrar un terreno común, puede llegar a grandes soluciones. Sin embargo, si los conflictos se vuelven tóxicos e interminables, afectan negativamente a la productividad de todo el grupo. De cualquier manera, el director del proyecto juega un papel crucial.

Hay algunos consejos que ayudan a manejar los desacuerdos con éxito.

- Aceptar el hecho: los conflictos son inevitables

Los directores de proyecto quieren que todos los miembros de su equipo sean lo más creativos posible, ¿no? Quieren que den ideas y expresen opiniones. Cuando apoyan los procesos creativos, deben aceptar los conflictos como inevitables. Algunos conflictos son constructivos. Si están relacionados con el trabajo y hacen aflorar buenos argumentos, no se deben asfixiar los desacuerdos. Se debe dejar que todos expresen su opinión, siempre recordando que se debe hacer de forma respetuosa y civilizada.

Se puede apoyar las discusiones constructivas y pedir a los trabajadores que apoyen sus afirmaciones con hechos y argumentos. Con esta actitud, se verá que la mejor oficina no es necesariamente la única sin conflicto. Si el conflicto va más allá de la discusión constructiva, es cuando se necesita encontrar una manera de detenerlo.

- No retrasar la resolución de conflictos personales

Los conflictos personales son los peores. Están lejos de ser constructivos. No se puede esperar que todos se lleven bien en la oficina. Algunas personas no se llevan bien entre ellas, hacen grupos y se sientan en una mesa separada en la cafetería y hacen todos los descansos juntos. Esta bien. Sin embargo, si se detectan conflictos personales, hace falta intervenir.

¿Cómo se nota este tipo de conflicto? Se verá en el momento en que los argumentos de la discusión sean personales. Los miembros del equipo pueden comenzar a hablar sobre el trabajo, pero de golpe pueden pasar al terreno personal.

¿Qué charla se debe dar? Profesionalidad. Deben entender que si quieren que este proyecto sea exitoso, tendrán que resolver los desacuerdos personales. La colaboración es absolutamente necesaria para todos.

- Fomentar la comunicación

El líder tiene la responsabilidad de fomentar un nivel saludable de comunicación dentro del equipo. La falta de comunicación siempre conduce a conflictos. El director de proyecto debe ser parte de las discusiones para conducirlas hacia una dirección constructiva. Si detecta un conflicto de opiniones debe animarlos a comunicarse.

La idea es ayudar a todos a llegar a una solución, por lo que nadie se sentirá como un ganador. Compartirán sus ideas y estarán abiertos a las opiniones de otras personas. Este nivel de comunicación se alcanza a través del trabajo diario, no se debe esperar a que surja un conflicto para ponerlo en práctica.

- Siempre se deben considerar todos los puntos de vista

Un conflicto puede llevar a resultados beneficiosos sólo cuando no se es terco. Cada persona tiene una opinión, y eso está bien. Sin embargo, nunca se debe pensar que uno es el que tiene la razón. Siempre se tiene que recordar que la colaboración es la clave del éxito de cualquier proyecto.

Se debe escuchar lo que todo el mundo tiene que decir. Si es necesario, se harán varias reuniones y discusiones. Cuando se ha identificado la fuerza y la debilidad de los argumentos de todos, es cuando se toma la mejor decisión.

Los conflictos nunca son fáciles de resolver. Sin embargo, son parte del trabajo diario, así que se tiene que aprender cómo tratar con ellos.